Promociones exclusivas para clientes

Los derechos del hombre son la base y objeto de las instituciones sociales

Recomendar a un amigo Añadir a mis libros
En papel:
Disponible
$ 349.00 MXN
Libro electrónico*:
Disponible en versión pdf drm Disponible en versión epub Disponible lectura nube
$ 210.00 MXN
*Para visualizar los libros electrónicos debe tener instalado Adobe Digital Edition en su equipo. Para conocer más pulse aquí.


Ahora el lector tiene en sus manos un libro muy valioso y
muy original sobre lo que son los derechos del hombre a
la luz, sobre todo, de los debates habidos en las
asambleas constituyentes mexicanas de 1857 y 1917,
en las que hubo tiempo y espacio para discutir esta
materia, la más importante de cuantas contiene una
constitución. Y, en efecto, es muy original, porque su
autor ha hecho su mejor esfuerzo para que el lector
aprecie, de manera directa, cada palabra, cada idea de
tan interesantes debates.
De hecho, el título del libro está tomado al pie de la letra
del enunciado del artículo primero del proyecto de
constitución de 1856. Para empezar, Ignacio Ramírez
increpa a la Comisión de Constitución, porque cree que
antes de decir que los derechos del hombre son la base de
las instituciones sociales, se debe averiguar y definir
cuáles son esos derechos: ¿son acaso los que concede la
misma Constitución?, o ¿los que se derivan del Evangelio y
del Derecho Canónico?, o ¿los que reconocieron el Derecho
Romano y la Ley de Partida?
León Guzmán, miembro de la Comisión le contesta: El
señor Ramírez no negará que el hombre es un ser eminentemente
libre y eminentemente social; que al reunirse los
hombres en sociedad convienen en sacrificar un poco de
su libertad natural para asegurar la demás, y que esta
parte de libertad que se reservan todos los individuos, es lo
que constituye el derecho del hombre en sociedad, y
asegurar este mismo derecho debe ser el fin de las constituciones
y de todas las leyes.
Después, Ponciano Arriaga, igualmente miembro de la
Comisión: replica al señor Ramírez que los derechos no
nacen de la ley, sino que son anteriores a toda ley, y el
hombre nace con ellos. El derecho a la vida, el de la seguridad,
etcétera, existen por sí mismos y a nadie se le ha
ocurrido que se necesite una ley que conceda a los niños, y
a todos los hombres, el derecho de alimentarse y el de vivir.
Sin duda alguna los anteriores principios rectores, sobre
el tema de los derechos humanos, se extrañan en la
actualidad y vale la pena rescatarlos y ponerlos en la
práctica, sobre todo, en tiempos donde las sociedades
empiezan a convulsionarse.

Introducir comentario
Libros escritos por
Si no se cargan automáticamente los resultados, pulse aqui para cargar