Nuevos Aportes de la Psicología Jurídica

Nuevos Aportes de la Psicología Jurídica
Recomendar a un amigo Añadir a mis libros
En papel:
Salida en 1 semana
19,50 € 18,53 € (Descuento -5.0%)
Consultar disponibilidad en tiendas


29 profesionales integrados en la asociación iberoamericana de Psicología Jurídica aportan los últimos avances, estudios, investigaciones y proyecciones. Un buen reflejo del nivel de madurez alcanzado en esta especialidad de la Psicología; que Juan Romero impulsó con ilusión, sensibilidad y trabajo. Índice Relación de autores .............................................................................. 7 Prólogo. Juntos ................................................................................... 11 Javier Urra Portillo Introducción ........................................................................................ 13 Francisco Santolaya Ochando Capítulo 1. La Asociación Iberoamericana de Psicología Jurídica de Juan Romero .................................................................................. 15 Elisa Alfaro Ferreres Capítulo 2. Desde la Vieja Cárcel de Pamplona ............................... 23 José Antonio Echauri Tijeras Capítulo 3. Necesidades Actuales de Investigación Psicológica Forense en España .............................................................................. 29 Sonia Benítez Borrego Capítulo 4. Psicopatología Forense: Instrumentos de Evaluación e Implicaciones Forenses de los Trastornos Mentales ...................... 35 Nuria Vázquez Orellana Capítulo 5. Aportes desde la Psicología Jurídica a la Elaboración de una Política Victimológica .................................... 47 Elías Escaff Silva Capítulo 6. Algunas Reflexiones sobre la Práctica Psicológica en una Época de Creciente Control Judicial ....................................... 59 Carolina Villagra Pincheira Capítulo 7. Variables de Sesgo en la Entrevista Forense ................ 67 María Isabel Salinas Chaud Capítulo 8. Víctimas como las Personas Únicas más allá de las Teorías ...................................................................................... 79 Juana Azcárate Seminario Capítulo 9. Acoso Laboral, Víctimas Invisibles en las Organizaciones ............................................................................. 85 Míriam González Pablo © Editorial EOS 4 Nuevos Aportes de la Psicología Jurídica Capítulo 10. Injerencia del Peritaje Psicológico en las Sentencias Judiciales sobre Delitos Sexuales ............................. 91 Ervyn Norza Céspedes, Luz Stella Rodríguez Mesa y Sergio Useche Hernández Capítulo 11. El Síndrome de Alienación Parental: Avances y Dificultades en su Reconocimiento ................................. 107 Asunción Tejedor Huerta Capítulo 12. Violencia Obstétrica. Violencia normalizada, Violencia Invisible ............................................................................. 111 Adriana Vergara Arango Capítulo 13. Estado Actual de la Psicología Jurídica en México .... 131 Eric García-López Capítulo 14. La Vida y la Trasgresión como un Complejo de Palabras ....................................................................................... 141 Felipe A. Caballero Rebolledo Capítulo 15. Reflexiones sobre Psicología Jurídica desde el Teide .. 149 Begoña Moreno Megías, Josefina Correa Quintero e Ismael Pérez García Capítulo 16. Las Buenas Prácticas para la Aplicación de Programas de Justicia Restaurativa en Materia de Responsabilidad Penal para Adolescentes en Iberoamérica ........... 157 Leonardo Rodríguez Cely, Libertad Merchan-Rojas Capítulo 17. Tratamiento Psicológico para Internos del E.P. Lurigancho Lima-Perú ........................................................... 165 Luis Alberto Pimentel Santiago Capítulo 18. La Intervención Grupal en el Medio Penitenciario ....... 169 Luz Stella Rodríguez Mesa Capítulo 19. La Mediación con Menores Infractores ......................... 173 Manuel Vergara Blázquez Capítulo 20. Consideraciones Acerca de la Responsabilidad Penal Juvenil ...................................................................................... 183 Mirta Liliana Medina Capítulo 21. Historia de los Programas de Intervención con Agresores de Violencia de Género en España ............................ 191 María Martínez Sarasa © Editorial EOS Índice 5 Capítulo 22. Ética del Psicólogo Jurídico ........................................... 199 Asunción Molina Bartumeus Capítulo 23. A Intervenção Juspsicológica, uma Estação da Psicologia Forense ................................................... 205 Carlos Alberto Martins da Silva Poiares Capítulo 24. Enfoque Psicojurídico en el Proceso de Selección de Jueces y Juezas: una Propuesta Innovadora para la Reestructuración de la Administración de Justicia en el Ecuador ..... 213 Zoraya Bohórquez Ruiz Capítulo 25. Inolvidable e Irrepetible ............................................... 223 Francisco Javier Martínez Fernández Epílogo ............................................................................................... 229 Manuel Mariano Vera Martínez PRÓLOGO Juntos Nos conocimos hace años, aunque el tiempo se difumina, algunos recuerdos se subrayan otros se solapan, alguno se maquilla y otros quedan en el olvido. Me encontraba dirigiendo el Congreso ?Persona, Sociedad y Ley? y tenía que invitar a un ponente que supiera mucho de instituciones penitenciarias. Me indicaron, que lo encontraría en Pamplona, su nombre Juan Romero. Llegó al Palacio de Congresos y Exposiciones de Madrid, dictó una brillante y palpitante conferencia y al irse le entregué el correspondiente cheque por sus honorarios. No habrían pasado ni 30 minutos cuando vino acompañado de algunos dependientes y cargado con botellas de cava para regalar a los organizadores y de flores para las azafatas. Le dije, quiero ser tu amigo. Y así ha sido. Lo bueno es que ha sido, es y será. La amistad, la única, la verdadera no tiene fecha de caducidad. Hemos viajado 13 veces a Chile y tras vuelos de más de 12 horas, llegábamos a la conclusión de que no nos había dado tiempo a hablar de todo lo que teníamos que hablar. Hemos paseado por muchísimas ciudades de Iberoamérica y alguna de Europa, y dictado conferencias y ?compartido? un vino y hablado de nuestras mujeres, de nuestros hijos, de nuestros colegas. No ha existido en esta amistad ni un solo reproche, ni un mal gesto, ni una incomodidad. Una vez, le dije: Juan tienes la sensibilidad de una mujer, y se quedó perplejo, luego le expliqué que a un hombre grandote y barbudo viniendo de mí era el mejor piropo. Juan ha sido precursor de la Asociación Iberoamericana de Psicología Jurídica. Ha sabido aunar el estudio con la amistad, el rigor, con la calidez, la sonrisa, con el debate científico y siempre con una pasión; trabajar bien. Juan Romero, es un maestro de psicólogos, de psiquiatras, de criminólogos, de jueces, de fiscales, de abogados y ha impartido su conocimiento en masters, en cursos y desde los medios de comunicación. Nos ha regalado chistes, sonrisas y buen tono. Un verdadero mediador. En Juan se ha unido la madera del líder con quien entiende que la decisión está en el grupo, disfrutó mucho conociendo la tertulia que pusimos en marcha en Madrid en el año 92 y que lleva por nombre ?Justicia y Utopía? e inmediatamente la implantó en Pamplona. Un hombre emocionado y emocionante, sereno y templado, que no gustaba de parecer erudito pero que no dejaba de resaltar agradecimiento a quienes le habían enseñado. Creyó en la rehabilitación de los presos, se implicó en ellos, escribió de manera brillante un título, que todo lo dice: ?Nuestros presos?, debatió de manera ardua con quienes pensaban que los presos más allá de la dignidad, son pura escoria. Podría escribir páginas y páginas, llenas de anécdotas, de vivencias, pero éste debe ser un breve prólogo pues he pedido a algo más de dos docenas de compañeros, profesionales y en todos los casos amigos que se circunscribieran a unas pocas palabras. Os diré que lo que aquí leéis está dictado de viva voz, no escrito ni repasado y es que he decido hacerlo así para que sean más los sentimientos que las razones las que afloren. Perder a un gran amigo, a un amigo íntimo, ahora lo sé supone una orfandad no exenta de soledad a veces de desgarro, en ocasiones de incredibilidad. Leer las páginas que continúan a estas es una gozada, un deleite, es una dedicatoria desde la ternura, el agradecimiento y el aprendizaje. Noto muchas líneas, el poso que nos ha dejado Juan Romero. La Asociación Iberoamericana de Psicología Jurídica y en el próximo congreso a celebrarse en Colombia, creará el premio que lleva su nombre y que prestigiará a aquel que se le conceda por una carrera a favor de la Psicología Jurídica y por ende de la ciudadanía. La vida, quizás sea solo un trazo en el aire y Juan, para muchos ?Pipo?, ha dejado señales inequívocas en el anuario y más allá de los textos en la forma de abordar al preso, al alumno, al compañero. Siempre ha presidido en él, el respeto. Recordaré siempre cuando compró un coche grande ?furgoneta? y lo hizo para cuando llegaran colegas poder llevarlos junto a él. Un hombre grande, un gran psicólogo, un amigo único. Javier Urra Portillo INTRODUCCIÓN Recuerdo que estando en la calle Ángel Guimerá en Valencia, saliendo de casa, recibí la noticia a través de nuestro común amigo Javier Urra, ?Paco, Pipo ha fallecido? me quedé helado. Horas antes Javier me había llamado para decirme que Pipo estaba muy enfermo, ?pero que como era habitual en él no quería que se supiese?, ?no quería que los demás estuviesen mal, o preocupados por él?. Juan Francisco Romero Rodríguez, ?Pipo? para todos, porque era amigo de todos y cada uno de nosotros, ha dejado tras de sí un estela como psicólogo y como persona, difícil, no solo de igualar sino de describir, pues cuando uno piensa en él los sentimientos de tristeza, de amistad y de respeto se entremezclan, y hacen que fluyan un sin fin de recuerdos vinculados a su persona y su amistad. Mi primer contacto con él fue a través de la Junta Ampliada del Colegio Oficial de Psicólogos de España, él como Decano de la Delegación de Navarra y Vocal de la Junta de Gobierno Estatal, y yo como Decano de la Delegación de la Comunidad Valenciana. El primer favor que me hizo, como Presidente del Colegio de Psicólogos de España, y tras la fractura que se suelen dar en los procesos electorales internos de cualquier institución, fue sentarse conmigo a cenar estando ambos en Tenerife. Pipo, como conferenciante infatigable, estaba dando un curso en la Delegación de Tenerife y yo, estaba allí haciendo una visita institucional, cuando me vio me sonrió y me indicó que podíamos cenar juntos, le dije que sí, Pipo era un tertuliano de los de antes, de los que te hacen pensar y sonreír, por lo que, a pesar de que en el proceso electoral habíamos estado en opciones diferentes me pareció muy acertado y confortable cenar con él. Durante la cena me hizo pensar..., me habló de la unidad de los colegios y la psicología, de cómo evitar fracturas, de cómo vivía él la psicología... me convenció, y a partir de ese momento fue uno de los miembros más activos en el ámbito jurídico y forense de las diversas juntas de gobierno que tuvo el COP, a partir de ese momento tuve la suerte de que Pipo me considerara su amigo. Mucho tiempo después, charlando con él de estas cosas en Pamplona, en donde estuve varias veces en su casa con Gloria y con sus hijas, me contaba riendo lo que le costó cenar conmigo, pues en aquella ocasión tenía un grave cuadro gastrointestinal que le imposibilitó casi acabar el curso que daba, pero aun así se reunió conmigo, así era Pipo. La labor desarrollada por Pipo, ha sido ingente para la psicología española, incardinado laboralmente en el ámbito de la instituciones penitenciarias, siempre vio a la persona que había tras cada expediente, su capacidad aglutinadora le hizo capaz de forjar dentro de la institución colegial, como vocal de psicología jurídica y fuera de ella, como asesor personal mío, congresos, jornadas y multitud de actividades que le granjearon la amistad, el reconocimiento y respeto de todos nosotros. Fuera de la institución colegial, pero vinculada a la misma, fue el promotor y creador de la Asociación Iberoamericana de Psicología Jurídica, la cual dio un fuerte impulso, fuera de toda duda, a las relaciones entre la psicología de los distintos países de América Latina y España. Maestro de maestros, ha sido capaz de crear una escuela propia en el ámbito de la psicología jurídica, su manera personal de funcionar ha creado una impronta en todo aquel que lo conocía, siendo incontables las referencias bibliográficas que lo citan. Vinculó de modo especial la psicología jurídica española con la alemana, llevando su conocimiento a ciudades como Leipzig, y realizando en España el que fue, el primer Congreso Hispano Alemán de Psicología Jurídica. Presidente durante muchos años de la Delegación, y posteriormente Colegio de Psicólogos de Navarra, fue capaz de cuidar de sus colegiados y a la vez acercar la psicología a los ciudadanos, creando en Navarra un sentimiento y reconocimiento explicito del valor de la psicología y sus aportaciones. Su pérdida ha dejado un vacío personal e institucional en el mundo de la psicología de habla hispana. A lo largo de su vida fue capaz de trasmitir su bondad y buen hacer, generó esos lazos intangibles que unen a las personas más allá de su quehacer diario y que se llama ?amistad?. Hasta siempre amigo mío. Francisco Santolaya Ochando Presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Psicólogos

Introducir comentario
Libros escritos por