La Corteza y el Nucleo

La Corteza y el Nucleo
Recomendar a un amigo Añadir a mis libros
En papel:
Salida en 1 semana
27,50 € 26,13 € (Descuento -5.0%)
Consultar disponibilidad en tiendas


La presente recopilación de textos, cu­ya pro­fundidad analítica no desdeña una ex­pre­sión absolutamente poética, nos con­fron­ta con una potencia creativa tan desbor­dan­te, que nos sorprende desde el primer con­tacto. Baste mencionar que muchos de estos trabajos, cuyo vigor los consagra por mérito pro­pio, son co­men­tarios a los de otros autores. Es el caso de Tha­lassa, ¿Quién es Melanie Klein?, Psycho­ana­­lysis Lithographica, o la mag­­­ní­fica in­tro­duc­ción a la edición francesa de «El instinto filial» de Imre Hermann, con un Glosario que tanto invita y desbroza la lectura del texto original, como nos anticipa ya la im­portancia que este ha tenido para el mismo Abra­ham, en cuya propia producción encon­tra­mos una y otra vez aquellas huellas. El pro­pio La corteza y el núcleo, también un co­mentario ?y en este caso del Diccionario de Psi­co­análisis de J. La­planche y J.-B. Pontalis de 1967? es una mues­tra cabal de un pensa­mien­to que «piensa con» otros sin perder un ápic­e de su singula­ri­dad. El interés por fundamentar un psico­aná­li­sis de los orígenes instala al símbolo, noción cla­ve del psicoanálisis, y entendido aquí como es­tructura del universo, como el articulador que permite postular una concepción del psi­quis­mo tan original como potencialmente efi­caz en la medida en que amplía los límites de nues­tra comprensión de diversos fenómenos y ma­ni­festaciones. Tal perspectiva de la simbolización hace que nada pueda ser concebible fuera de lo que es relacional. Los otros términos de la relación pue­den ser internos o externos al sujeto. El su­jeto se autoelabora en un encuentro con­sigo mismo que puede o no producirse y en es­te au­to­encuentro el otro tiene un papel pri­mor­dial desde el principio. Es también, según el modo de la relación man­tenida con el objeto, que será o no posible el proceso de la introyección, propio del trabajo de duelo: cuando ese proceso resulta inacce­sib­­le a causa de un secreto inconfe­sa­ble, que vuel­ve también inconfesable el dolor nar­cisista por la pérdida del objeto, el recurso a la incorporación, es decir, a una recupe­ra­ción má­gica del objeto-placer, opuesta al pro­ceso in­tro­yectivo, podrá determinar la crea­ción de una cripta en el seno del yo, una cripto­fo­ria. Se trata de un proceso capaz de explicar, ilu­mi­nándolos con una luz nueva, la melanco­lía, el fetichismo y diversos síntomas en el sujeto, y capaz de transmitirse a la descen­den­cia en la modalidad de un fantasma, for­ma­ción que permite a los autores una novedo­sa in­terpretación del «caso» Leonardo da Vin­ci, o, en su originalísima propuesta de un Acto VI adi­cional, «comprender» a Hamlet.

Introducir comentario
Libros escritos por
Si no se cargan automáticamente los resultados, pulse aqui para cargar
Si no se cargan automáticamente los resultados, pulse aqui para cargar